El plástico inunda los mares: crónica de un nuevo ecocidio en la costa gallega

Imagen de denuncia de la entidad Noia Limpa que se viralizó en redes. Imagen propiedad de  Noia Limpa

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

El plástico inunda los mares: crónica de un nuevo ecocidio en la costa gallega

Escrito por Laura Casamitjana

Un vertido de pélets en el océano del pasado 8 de diciembre pone de relieve la necesidad de abordar la contaminación por microplásticos. A su vez, la sombra de la catástrofe ambiental pesa sobre la memoria gallega, dónde una vez más, los voluntarios están siendo el bastión de resistencia ante la ineficacia administrativa

What potions have I drunk of Siren tears escribía Shakespeare en su soneto 119. Quién le diría que siglos después, en un gesto de injusticia poética, los mares se convertirían en la poción corrompida.

Los pélets, también conocidos como granza de plástico o lágrimas de sirena ―o nurdles en inglés― son una cuestión de primer nivel: “las pérdidas de granza de plástico en el medio ambiente son la tercera fuente de liberación no intencionada de microplásticos”, menciona la nueva propuesta de la comisión europea para reducir la contaminación por microplásticos. Más allá de los pélets ―un residuo especialmente complejo de eliminar de las costas por ser bolas de unos 5mm de diámetro― el informe europeo menciona otras fuentes de contaminación, desde neumáticos a geotextiles.

“Ocho millones de toneladas de basura al año llegan a los mares y océanos (equivalente al peso de 800 Torre Eiffel, para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14.285 aviones Airbus A380)”. Con tal contundencia se muestran las primeras líneas de un informe de Greenpeace sobre plásticos en los océanos.

La catástrofe ambiental producida el pasado ocho de diciembre con el vertido de pélets a 80 kilómetros de la costa portuguesa vuelve a poner de relieve la problemática con nuestros mares. El buque Toconao perdió diversos contenedores. Uno de ellos llevaba 1050 sacos de pélets, en total, más de 26 toneladas de microplásticos.

Los voluntarios claman por la profesionalización de la limpieza

“Nosotros nos enteramos de los primeros sacos de pélets que llegaron, que fue el 13 de diciembre en el Concello de Ribeira”, explica Maria Sieira. Es una de las fundadoras de Noia Limpa, la pequeña organización que ha saltado a la palestra mediática por difundir el suceso con el apoyo de influencers gallegos. “A los días nos llega a través de un compañero que se mueve en el mundo del surf que en la playa Das Furnas se habían visto grandes cantidades de bolitas blancas. Al acercarse una compañera y ver la situación, todo lleno de plásticos de un saco que había roto contra las rocas, empezamos a denunciar en redes”.

Con el horizonte de las elecciones autonómicas gallegas y el trauma colectivo de un nunca máis que asoma como un outra vez, la co-fundadora de Noia Limpa pide implementar acciones eficaces: “no estamos organizados, nos auto-organizamos, lo cual es una complejidad. Habría que buscar un sistema para coordinar a los voluntarios y, por ejemplo, no nos habría pasado como hoy, que hemos retirado 200 gramos de pélets de una playa y quizás habríamos sido más útiles en otra”. Ese sistema de organización pasa por las autoridades, y es que el clamo de los voluntarios va en la línea de la “profesionalización de la limpieza”, explica Sieira: “las limpiezas además deben ser respetuosas con el medio ambiente, es una tarea complicada, porque meter maquinaria pesada puede hacer daño a los arenales, es muy manual y conlleva más tiempo”, relata sobre los mecanismos de recogida.

“En Galicia estamos justo enfrente de una ruta marítima muy importante de transporte de contenedores, por aquí pasan muchos de los que van para el norte de Europa. Podríamos decir que estamos un poco a expensas de lo que pueda pasar”, comenta María. Precisamente por ello valora como necesarias medidas como la propuesta de la Comisión Europea para que los microplásticos viajen de una manera más segura y evitar la exposición a que materiales de este tipo caigan de la cubierta a los océanos.

Las pérdidas de granza de plástico en el medio ambiente son la tercera fuente de liberación no intencionada de microplásticosImagen propiedad de Flickr.

Pélets dispersados ante la inacción administrativa

Según afirma una fuente del Ministerio de Economía y del Mar de Portugal a Agencia EFE, el mismo 8 de diciembre se informó a las autoridades españolas de que el buque Toconao había perdido parte de su carga. La Delegación del Gobierno en Galicia asevera en un comunicado que el 13 de diciembre se producen las primeras llegadas de pélets a las costas y que “la primera alerta que recibe el Gobierno llega a través de la Xunta, en concreto de los servicios del 112 de Galicia”.

La catástrofe medioambiental se ha convertido en arma arrojadiza en medio de la campaña electoral autonómica. La Xunta de Galicia, presidida por Alfonso Rueda, del Partido Popular, señala que “el Gobierno estatal demoró la comunicación oficial a la Xunta”, contraponiendo así la versión de la Delegación del Gobierno y afirmando que esa comunicación no se produjo hasta el tres de enero. Desde el gobierno central mantienen que se dio el aviso a la Xunta el 20 de diciembre, y que, para recibir apoyo de medios estatales en la limpieza en costa, las autoridades autonómicas deben elevar el nivel de alerta a N2 y solicitarlo expresamente, alerta que la Xunta no intensificó de nivel hasta el nueve de enero ―incluso Asturias, habiendo sido afectado, pero sin ser el epicentro, la activó antes―. La falta de reacción eficaz ha llevado a que los pélets se hayan dispersado, “muchos ya no estarán ni en el saco, así que habrá que sacarlos sueltos en tierra y si hay que estar meses, pues estar meses”, dice la miembro de Noia Limpa.

Prestige, un espectro con nombre propio

El vertido de pélets resurge un fantasma que habita en las costas gallegas y en el imaginario de la población. En noviembre del 2002 se producía uno de los mayores ecocidios jamás registrados: 77000 toneladas de petróleo brotaban del accidentado Prestige. Más de veinte años después, pese a haber sentencia del Tribunal Supremo que dictamina una indemnización de más de 1500 millones de euros, aseguradora y empresa del buque siguen recurriendo en un litigio que parece ser eterno. A la vez que regresan los tenebrosos espectros del Prestige, se despierta el espíritu del “Nunca Máis”. Hace dos décadas más de 65000 voluntarios fueron la mano de obra que se volcó en la retirada del chapapote que dejó el barco petrolero. La nefasta y polémica gestión que se hizo desde la administración perdura en las memorias hoy día: “del Prestige salen como unos hilitos de plastilina”, decía el entonces portavoz del Gobierno Aznar, Mariano Rajoy.

La sociedad civil se movilizó: cofradías de pescadores, mariscadoras, entidades ecologistas, sindicatos, movimientos políticos y todo un grueso de organizaciones de base se reunieron en la sede del Bloque Nacionalista Gallego en Santiago y acordaron hacer una manifestación que, con el paso del tiempo, se convertiría en un efecto mariposa de acción colectiva. Así a principios de siglo se configuraría un movimiento social pionero y con gran carga simbólica para lo que hoy en día conocemos como justicia climática.

Con el peso que supone que la batalla judicial por el cobro de las indemnizaciones del caso Prestige siga abierta, la presión por que el caso Toconao no quede eximido de responsabilidades aprieta y ahoga. De momento, para paliar la crisis a corto plazo, la naviera está asumiendo alguna parte de los costos de la limpieza: “están contratando gente local, muchos marineros, ya que todo esto produce también problemas como que las cofradías no puedan salir al mar, también mariscadoras”, explica Sieira. La Fiscalia de Medio Ambiente ha abierto diligencias por el caso.

Movilización social: la conciencia colectiva vuelve a las calles

Lo que en su día eran “hilitos de plastilina”, hoy son “bolitas”: el Comité Intercentros de la Corporación Radio e Televisión de Galicia (CRTVG) y el colectivo “Defende a Galega” han protestado por los “intereses electorales del PP de Alfonso Rueda para tapar la inacción y la pasividad de la Xunta” y como se intercede en la información de la corporación pública para, en el principio del suceso, minimizar la cuestión. Viviendo una historia casi cíclica, outra vez en Santiago se convocó una manifestación bajo el lema “en defensa de noso mar”, respaldada por cerca de 150 colectivos de distintos sectores y dónde se escuchó, de nuevo, nunca máis.

“Me siento orgullosa de que la gente se haya movilizado, organizado, y lo estemos recogiendo entre todos. Me siento muy orgullosa como gallega”, cuenta la activista ecologista. “Estamos recibiendo apoyo más allá de Galicia, gente que viene de fuera a colaborar o que envía recursos para ayudarnos”, añade resaltando la importancia de la solidaridad y el apoyo que están recibiendo. Esa presión social que se está ejerciendo para que se tome acción, se instauren políticas públicas y se asuman responsabilidades son las bases para gestionar los mares inundados de lágrimas de sirena.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

El plástico inunda los mares: crónica de un nuevo ecocidio en la costa gallega

Escrito por Laura Casamitjana

Un vertido de pélets en el océano del pasado 8 de diciembre pone de relieve la necesidad de abordar la contaminación por microplásticos. A su vez, la sombra de la catástrofe ambiental pesa sobre la memoria gallega, dónde una vez más, los voluntarios están siendo el bastión de resistencia ante la ineficacia administrativa.

Shakespeare, en su soneto 119, escribió: «¿Qué pociones de lágrimas de sirena he bebido?» Siglos después, de manera irónica, los mares se han convertido en la poción corrompida a la que se refería.

Los «pélets» o granza de plástico, también conocidos como lágrimas de sirena o «nurdles» en inglés, son un problema importante. Según la Comisión Europea, las pérdidas de granza de plástico en el medio ambiente constituyen la tercera fuente más importante de liberación no intencionada de microplásticos. Estos pélets, que son pequeñas bolas de unos 5 mm de diámetro, son especialmente difíciles de eliminar de las costas.

El informe europeo destaca otras fuentes de contaminación, desde neumáticos hasta geotextiles. La contaminación por microplásticos es una preocupación significativa, y la Comisión Europea está proponiendo medidas para reducir esta forma de contaminación.

Datos impactantes de Greenpeace revelan que cada año, ocho millones de toneladas de basura llegan a los mares y océanos, equivalente al peso de 800 Torre Eiffel, suficiente para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14,285 aviones Airbus A380.

La catástrofe ambiental del 8 de diciembre pasado, cuando el buque Toconao perdió varios contenedores a 80 kilómetros de la costa portuguesa, resalta nuevamente la gravedad del problema. Uno de los contenedores llevaba 1050 sacos de pélets, totalizando más de 26 toneladas de microplásticos. Es evidente la necesidad de abordar y resolver estos problemas para proteger nuestros mares y océanos.

Los voluntarios claman por la profesionalización de la limpieza

«Nos enteramos por primera vez de la llegada de los sacos de pélets el 13 de diciembre en el Concello de Ribeira», explica María Sieira, una de las fundadoras de Noia Limpa, una pequeña organización que ha ganado visibilidad al difundir el incidente con el respaldo de influencers gallegos. «Días después, un compañero relacionado con el mundo del surf nos informó de que en la playa Das Furnas se habían visto grandes cantidades de bolitas blancas. Al llegar y ver la situación, con plásticos esparcidos debido a un saco roto contra las rocas, comenzamos a denunciar en redes».

Con las elecciones autonómicas gallegas en el horizonte y el recuerdo colectivo del «nunca máis» que resurge como un «outra vez» (otra vez), la co-fundadora de Noia Limpa insta a implementar acciones efectivas: «No estamos organizados, nos auto-organizamos, lo cual es complejo. Necesitaríamos un sistema para coordinar a los voluntarios, y así evitar situaciones como la de hoy, donde retiramos 200 gramos de pélets de una playa, tal vez podríamos haber sido más útiles en otro lugar». Este sistema de organización debería contar con la participación de las autoridades, ya que el llamado de los voluntarios va en la dirección de una «profesionalización de la limpieza», según explica Sieira. «Las limpiezas deben ser respetuosas con el medio ambiente, es una tarea complicada, porque el uso de maquinaria pesada puede dañar las playas. El proceso es muy manual y lleva más tiempo», comenta sobre los métodos de recogida.

«En Galicia, estamos frente a una ruta marítima crucial para el transporte de contenedores, muchos de los cuales se dirigen al norte de Europa. Podríamos decir que estamos un poco a merced de lo que pueda suceder», señala María. Por esta razón, valora como necesarias medidas como la propuesta de la Comisión Europea para garantizar que los microplásticos se transporten de manera más segura, evitando la exposición a que materiales de este tipo caigan de la cubierta a los océanos.

• Las pérdidas de granza de plástico en el medio ambiente son la tercera fuente de liberación no intencionada de microplásticos | Flickr

Pélets dispersados ante la inacción administrativa

Según una fuente del Ministerio de Economía y del Mar de Portugal, el 8 de diciembre se informó a las autoridades españolas de que el buque Toconao había perdido parte de su carga. La Delegación del Gobierno en Galicia afirmó en un comunicado que las primeras llegadas de pélets a las costas ocurrieron el 13 de diciembre y que la alerta inicial provino de la Xunta, específicamente de los servicios del 112 de Galicia.

La catástrofe medioambiental se ha convertido en un tema político en medio de la campaña electoral autonómica. La Xunta de Galicia, dirigida por Alfonso Rueda del Partido Popular, acusa al Gobierno estatal de retrasar la comunicación oficial. La Xunta afirma que la comunicación no se produjo hasta el 3 de enero, contradiciendo la versión de la Delegación del Gobierno. Desde el gobierno central sostienen que avisaron a la Xunta el 20 de diciembre y que, para recibir apoyo de los medios estatales en la limpieza de la costa, las autoridades autonómicas deben elevar el nivel de alerta a N2 y solicitarlo expresamente. La Xunta no intensificó el nivel de alerta hasta el 9 de enero, incluso Asturias, que también fue afectada aunque no fue el epicentro, activó la alerta antes. La falta de una reacción eficaz ha llevado a que los pélets se dispersen, y según la miembro de Noia Limpa, «muchos ya no estarán ni en el saco, así que habrá que sacarlos sueltos en tierra, y si es necesario, estar meses haciéndolo».

Prestige, un espectro con nombre propio

El derrame de pélets trae de vuelta el recuerdo de un desastre que afectó las costas gallegas y la memoria de la población. En noviembre de 2002, ocurrió uno de los mayores desastres ecológicos registrados: 77,000 toneladas de petróleo se vertieron del accidentado Prestige. Más de veinte años después, a pesar de una sentencia del Tribunal Supremo que dicta una indemnización de más de 1,500 millones de euros, la aseguradora y la empresa del buque continúan en un litigio aparentemente interminable.

A medida que resurgen los oscuros recuerdos del Prestige, también revive el espíritu del «Nunca Máis». Hace dos décadas, más de 65,000 voluntarios fueron la fuerza laboral que se dedicó a la limpieza del vertido del petrolero. La gestión desastrosa y polémica de la administración persiste en la memoria colectiva hasta el día de hoy. «Del Prestige salen como unos hilitos de plastilina», expresó en ese momento el portavoz del Gobierno Aznar, Mariano Rajoy.

La sociedad civil se movilizó con la participación de cofradías de pescadores, mariscadoras, entidades ecologistas, sindicatos, movimientos políticos y diversas organizaciones de base. Se reunieron en la sede del Bloque Nacionalista Gallego en Santiago y acordaron realizar una manifestación que, con el tiempo, se convertiría en un efecto mariposa de acción colectiva. Así, a principios de siglo se formó un movimiento social pionero y simbólico que sentó las bases para lo que hoy conocemos como justicia climática.

Dada la persistencia de la batalla legal por las indemnizaciones del caso Prestige, la presión para que el caso Toconao no escape de las responsabilidades aumenta. Por el momento, para hacer frente a la crisis a corto plazo, la naviera está asumiendo parte de los costos de la limpieza, contratando a personal local, incluyendo a muchos marineros, ya que esto también está afectando a las cofradías y mariscadoras. La Fiscalía de Medio Ambiente ha iniciado investigaciones sobre el caso.

Movilización social: la conciencia colectiva vuelve a las calles

Lo que antes eran llamados «hilitos de plastilina» ahora son «bolitas», y el Comité Intercentros de la Corporación Radio e Televisión de Galicia (CRTVG) junto al colectivo «Defende a Galega» han expresado su protesta. Acusan al Partido Popular (PP) de Alfonso Rueda de perseguir «intereses electorales» al intentar encubrir la inacción de la Xunta, influyendo en la información de la corporación pública para minimizar el impacto inicial del incidente. En una historia casi cíclica, nuevamente se convocó una manifestación en Santiago bajo el lema «En defensa de nuestro mar», respaldada por cerca de 150 colectivos de diversos sectores y donde se escuchó el grito de «nunca máis».

La activista ecologista Maria Sieira expresa su orgullo por la movilización y organización de la gente, recalcando que se siente orgullosa como gallega. Destaca el apoyo recibido, incluso de fuera de Galicia, con personas que llegan para colaborar o envían recursos para ayudar. La solidaridad y el respaldo que están recibiendo son fundamentales para la presión social que busca acciones concretas, políticas públicas efectivas y asunción de responsabilidades. Estas acciones son fundamentales para abordar la crisis en los mares afectados por las lágrimas de sirena.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora - El plástico inunda los mares: crónica de un nuevo ecocidio en la costa gallega

Paso 1 de 3

Según la Comisión Europea, ¿cuál es la tercera fuente más importante de liberación no intencionada de microplásticos?
ir al contenido