COP28: entre el acuerdo histórico y el conflicto de intereses

Los líderes de 197 países y la Unión Europea se reúnen en la COP anualmente, esta última edición ha tenido lugar en Dubái. Propiedad de la foto: UNclimatechange

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

COP28: entre el acuerdo histórico y el conflicto de intereses

Escrito por Laura Casamitjana

La Conferencia de las Partes (COP) se ha celebrado este año en Dubái, ciudad de un país petrolífero, sin embargo, ha sido esta edición la que ha incluido en el nuevo texto la voluntad de “dejar atrás los combustibles fósiles

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) es un tratado internacional que desde 1994 busca paliar la crisis climática. Con unas premisas comunes, líneas estratégicas y compromisos, se establece un marco de cooperación global que incluye 197 países y la Unión Europea.

El pacto mundial nació como uno de los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED) ―más conocida como “Cumbre de la Tierra”― celebrada en 1992 en Brasil. En esta cumbre se establecieron las llamadas “Convenciones de Río”, formadas por tres acuerdos: el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, la Convención de Lucha contra la Desertificación y, la cuestión que nos ocupa, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ―que entró en vigor en 1994 tras recibir suficiente respaldo―.

Amplia presencia del lobby de los combustibles fósiles

Conocida como “Conferencia de las Partes”, la COP es un encuentro anual del que forman parte los integrantes de la CMNUCC, y en la reunión se muestran los avances y se pacta la dirección que deben tomar las políticas por el medio ambiente.

Cada edición se bautiza en orden cronológico, recientemente se ha celebrado la COP28 en Dubai dónde se ha establecido un marco histórico: “se debe avanzar hacia el abandono de los combustibles fósiles”, indica el nuevo texto. Si bien esta mención es un hecho inédito, conllevó horas extras de negociación por la confrontación entre países, grupos de presión y activistas con posiciones dispares. El Secretario General de la ONU, António Guterres, puntualizó sobre este hecho que «a aquellos que se opusieron a una referencia clara a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles en el texto de la COP28, quiero decirles que la eliminación progresiva de los combustibles fósiles es inevitable, les guste o no. Esperemos que no llegue demasiado tarde”.

Para Ecologistas en Acción el nuevo texto no deja de ser

“una redacción confusa que no establece con la claridad necesaria un fin de los combustibles fósiles diferenciado y alineado con las indicaciones científicas”.

El presunto avance histórico coincide con que en esta edición de la COP se ha batido el récord de presencia del lobby de los combustibles fósiles, como apunta el informe de Kick Big Polluters Out. Un total de 2456 representantes de este sector se acreditaron para la reunión. En el estudio se matiza también que la mayoría de registrados vinculados a grupos de presión de combustibles fósiles son del denominado “Norte Global” ―mayores potencias económicas y que emiten gran cantidad de los contaminantes―.

Las críticas a la asistencia de grupos de presión a la COP se repiten año tras año, y esta vez, se suma el hecho de que la reunión se ha celebrado en un territorio ampliamente petrolero como es Dubai, y que ha sido presidida por el sultán Al Jaber ―ministro de Industria del país, pero también consejero delegado de ADNOC, la octava petrolera a nivel mundial―. El periódico The Guardian publicaba que en un encuentro online del 21 de noviembre, en el marco de la COP, el presidente de la cumbre, Al Jaber, declaró que “no hay ciencia” que determine que dejar los combustibles fósiles sea favorable para alcanzar el objetivo de limitar el calentamiento global.

Estas declaraciones chocaron frontalmente con el cometido de la propia COP, y es que para más de 450 organizaciones ecologistas “los intereses de los combustibles fósiles han invadido la CMNUCC y amenazan su legitimidad”. En una carta conjunta que emitieron antes del encuentro, mencionan que “ninguna COP supervisada por el ejecutivo de una compañía de combustibles fósiles puede considerarse legítima. Las presidencias de las COP deben estar libres de toda influencia de las compañías de combustibles fósiles”.

La presencia de activistas es recurrente en la COP, Este año con especial énfasis por el récord de presencia de grupos de presión relacionados con los combustibles fósiles. Propiedad de la foto: UNclimatechange

La ciencia que determina la necesidad de dejar el petróleo atrás

La evidencia científica sin embargo es el mayor respaldo para tener como objetivo dejar de utilizar combustibles fósiles. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es un panel de especialistas convocado por las Naciones Unidas con el cometido de evaluar el estado de la ciencia en torno al cambio climático. En su informe de síntesis del 2023 indica que “la quema de combustibles fósiles y el uso desigual e insostenible de la energía y las tierras durante más de un siglo han provocado un calentamiento global de 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales”.

Precisamente frenar el aumento del calentamiento global para que no supere 1,5 ºC de los niveles preindustriales es el objetivo del Acuerdo de París, que se estableció en el 2015 durante la COP21 celebrada en la capital francesa. Respecto a la necesidad de no sobrepasar ese límite, el informe del IPCC indica que “es preciso lograr reducciones drásticas, rápidas y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores. Las emisiones ya deberían haber disminuido y será necesario reducirlas casi a la mitad de aquí a 2030, si se desea limitar el calentamiento a 1,5 °C”.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

COP28: entre el acuerdo histórico y el conflicto de intereses

Escrito por Laura Casamitjana

La Conferencia de las Partes (COP) se ha celebrado este año en Dubái, ciudad de un país petrolífero, sin embargo, ha sido esta edición la que ha incluido en el nuevo texto la voluntad de “dejar atrás los combustibles fósiles”

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) es un tratado global desde 1994 que busca abordar el cambio climático. Es un acuerdo entre 197 países y la Unión Europea que establece reglas y compromisos para trabajar juntos en este problema.

Este tratado surgió de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, también conocida como la «Cumbre de la Tierra» en Brasil. En esa reunión se crearon las «Convenciones de Río», que incluyeron tres acuerdos importantes: uno sobre la diversidad biológica, otro sobre la lucha contra la desertificación, y el que nos interesa aquí, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la cual comenzó a funcionar en 1994 después de recibir suficiente apoyo.

Amplia presencia del lobby de los combustibles fósiles

La COP, o Conferencia de las Partes, es una reunión anual donde los países que forman parte de la CMNUCC se reúnen para revisar el progreso y acordar nuevas políticas ambientales. Cada reunión recibe un número secuencial; la más reciente, la COP28, tuvo lugar en Dubái y marcó un momento histórico al establecer un acuerdo para avanzar hacia la eliminación gradual de los combustibles fósiles.

Sin embargo, alcanzar este acuerdo implicó discusiones intensas entre países, grupos de interés y activistas con opiniones diversas. El Secretario General de la ONU, António Guterres, enfatizó que la eliminación gradual de los combustibles fósiles es inevitable, aunque enfrentó resistencia durante las negociaciones.

Para Ecologistas en Acción, el texto del acuerdo no es lo suficientemente claro ni alineado con las recomendaciones científicas, lo que genera confusión sobre el fin concreto de los combustibles fósiles. Además, según un informe de Kick Big Polluters Out, esta COP ha sido la que ha contado con más representantes del sector de los combustibles fósiles, lo que ha generado preocupaciones sobre su influencia en la toma de decisiones.

Las críticas a la presencia de estos grupos en la COP son habituales, y esta vez se agravaron al celebrarse la conferencia en Dubái, un lugar con gran relevancia petrolera, y ser presidida por el sultán Al Jaber, alguien con conexiones directas con una de las principales petroleras del mundo. Además, tal como publicó el periódico The Guardian, hubo declaraciones de Al Jaber que contradicen el propósito mismo de la COP, sugiriendo que no hay evidencia científica de que abandonar los combustibles fósiles sea beneficioso para frenar el calentamiento global.

Estas declaraciones provocaron un fuerte rechazo, más de 450 organizaciones ecologistas argumentan que la influencia de los combustibles fósiles está poniendo en riesgo la legitimidad de la CMNUCC. En la carta conjunta antes de la reunión, enfatizaron que ninguna COP presidida por un ejecutivo de una compañía de combustibles fósiles puede considerarse legítima y que las presidencias de estas conferencias deben estar libres de su influencia.

La presencia de activistas es recurrente en la COP, este año con especial énfasis por el récord de presencia de grupos de presión relacionados con los combustibles fósiles. Propiedad de la foto: UNclimatechange

La ciencia que determina la necesidad de dejar el petróleo atrás

La ciencia respalda firmemente la idea de dejar de usar combustibles fósiles. El IPCC, un grupo de expertos de la ONU sobre cambio climático, ha señalado en su informe del 2023 que el uso prolongado e irresponsable de combustibles fósiles ha llevado a un aumento global de la temperatura de 1,1 °C desde la era preindustrial.

El objetivo principal del Acuerdo de París, establecido durante la COP21 en 2015, es detener el aumento de la temperatura global para que no supere los 1,5 °C de los niveles preindustriales. El informe del IPCC destaca la necesidad urgente de reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores. Para lograr mantener el calentamiento en 1,5 °C, se requiere una reducción significativa de las emisiones, casi la mitad para el año 2030.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora - COP28: entre el acuerdo histórico y el conflicto de intereses

Paso 1 de 3

¿Cuál fue el objetivo principal establecido durante la COP21 en 2015?
ir al contenido