Victoria de la derecha en Portugal: ¿una tendencia europea?

Debate televisivo entre Paulo Raimundo (izquierda) secretario del PCP y Luís Montenegro (derecha) líder de Ad. . En el centro, el periodista de Rtp João Adelino Faria

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

Victoria de la derecha en Portugal: ¿una tendencia europea?

Escrito por Marcello Sacco

En las elecciones legislativas del 10 de marzo de 2024, la coalición portuguesa de centro-derecha se impuso por un estrecho margen al centro-izquierda. Pero la verdadera noticia es el éxito del partido de extrema derecha, que hace mucho más complejos los futuros escenarios políticos

En las elecciones legislativas del 10 de marzo de 2024, la coalición portuguesa de centro-derecha se impuso por un estrecho margen al centro-izquierda. Pero la verdadera noticia es el éxito del partido de extrema derecha, que hace mucho más complejos los futuros escenarios políticos

Más de 10 millones de electores portugueses estaban llamados a las urnas el 10 de marzo para elegir a los 230 diputados del Parlamento nacional unicameral..

Los resultados de la votación otorgan una mayoría relativa a la Alianza Democrática (29,4%), una coalición de centro-derecha compuesta por el Partido Socialdemócrata (PSD), el Centro Democrático Social (Cds-Pp), partido de inspiración popular y democristiana, y una tercera formación, el pequeño Partido Popular monárquico (PPM).

La ventaja sobre los socialistas, que quedaron segundos con un 28,6%, se reduce por el momento a sólo dos escaños. Así que, técnicamente, ni siquiera se trataría de una ventaja definitiva, ya que habrá que esperar hasta el 20 de marzo para conocer el resultado del voto exterior, que permitirá elegir cuatro diputados más. Sin embargo, hay muchas probabilidades de que la tarea de formar el nuevo gobierno recaiga en Luís Montenegro, líder de Ad y presidente del Partido Socialdemócrata (que en Portugal es un partido de centro-derecha perteneciente a la familia del Partido Popular Europeo junto con el PP español, el CDU alemán y Forza Italia).

Sin embargo, la gran noticia de estas elecciones es la hazaña de Chega, un partido que podemos calificar de extremista, populista y soberanista. Chega! (cuyo nombre debería escribirse siempre con un signo de exclamación y que significa “basta” en portugués) ha protagonizado un ascenso meteórico en pocos años. Fundada en 2019 por André Ventura, un antiguo socialdemócrata conocido por algunos telespectadores como comentarista de fútbol, ese mismo año eligió a su fundador como único diputado en el Parlamento. En 2022 obtuvo el 7% y 12 escaños, mientras que el pasado domingo consiguió el 18% y unos impresionantes 48 escaños.

El dilema de la derecha tradicional

En la larga noche electoral del 10 de marzo, mientras proseguía el cara a cara entre el Ad y el Ps, el líder socialista Pedro Nuno Santos reconoció su derrota con una celeridad que incluso sorprendió a algunos expertos. Ciertamente su partido, en el gobierno desde 2015 y fuerte con una mayoría absoluta del 41% obtenida en 2022, sufrió un desplome. Pero la victoria de Luís Montenegro – que en la campaña electoral, respondiendo a las apremiantes preguntas de periodistas y adversarios políticos, había prometido que no gobernaría con la extrema derecha – es una victoria coja que necesita absolutamente una muleta. Pedro Nuno Santos, sin embargo, dejó las cosas claras desde el principio: los socialistas no votarán una moción de censura contra un posible gobierno en minoría, sino que se opondrán a él.

En Portugal es posible, a falta de una moción de censura explícita, que un gobierno en minoría tome posesión.. Pero para conseguir que se aprueben leyes en el parlamento, es necesario buscar votos una y otra vez. Incluso si no cayera primero, siempre quedaría, en otoño, la Ley de Presupuestos, es decir, la importante maniobra financiera en la que un gobierno determina cómo, con qué recortes o aumentos del gasto, financiará su política para el año siguiente. Ningún partido puede superar el obstáculo del otoño sin una sólida mayoría parlamentaria. El aliado natural de Alianza Democrática sería el pequeño partido Iniciativa Liberal (IL), pero sus ocho diputados apenas marcarían la diferencia. ¿Qué hacer? ¿Retirarse de la promesa y gobernar con la extrema derecha, quizá a cambio de una moderación más o menos cosmética? En Portugal, por supuesto, todo el mundo sabe que desde hace algún tiempo soplan vientos de extrema derecha en toda Europa (y más allá). Conocen las andanadas que los partidos tradicionales siempre han opuesto a la derecha radical en Alemania y Francia, mientras que también observan las andanadas más flojas entre la derecha italiana, donde Forza Italia siempre ha gobernado en coalición con los posfascistas y con la Lega, un partido xenófobo. Conviene recordar, por cierto, que Chega ha elegido como familia política europea precisamente al grupo Identidad y Democracia al que pertenecen la Liga, el Rassemblement national de Marine Le Pen y Alternativa para Alemania, un grupo de extrema derecha que a menudo acaba bajo la atenta mirada de los servicios secretos alemanes encargados de defender la Constitución.

Sólo en las próximas semanas, quizás meses, comprenderemos qué tipo de evolución tendrá lugar en la política portuguesa, donde por primera vez tenemos un panorama político tan fragmentado y aparentemente desprovisto de vínculos útiles para el diálogo

El conflicto entre los poderes del Estado

Si echamos un vistazo a las fechas de las elecciones mencionadas hasta ahora, quizá sea necesario hacer un breve resumen de los episodios anteriores. Si Portugal votó en 2019 (fecha en la que Chega entró en el Parlamento), ¿por qué votó también en 2022 y 2024?

Las elecciones de otoño de 2019 siguieron a la finalización natural de esa legislatura. El Ps, que había estado en el gobierno desde 2015 con el primer ministro Antonio Costa y había gobernado hasta entonces con el apoyo externo de los partidos de la izquierda radical (PCP, Verdes y Bloque de Izquierda), ganó con un 36,3% y formó precisamente un nuevo gobierno en minoría, esta vez sin un acuerdo de cooperación explícito con la izquierda. Las cosas siguieron el mismo camino que en el escenario ilustrado anteriormente: el proyecto de ley de finanzas presentado en otoño de 2021 no encontró el apoyo necesario en el parlamento y aquel gobierno cayó. En las elecciones legislativas del 30 de enero de 2022, sin embargo, el electorado recompensó a Costa y al PS otorgándole la mayoría absoluta.

Sin embargo, el que parecía ser el ejecutivo más sólido de los últimos años cayó el 7 de noviembre debido a una investigación judicial que llevó a António Costa a dimitir.. Se abre así un complejo discurso sobre la necesidad de control del poder judicial sobre los órganos del poder legislativo (parlamento) y ejecutivo (gobierno), pero también sobre el efecto devastador que puede tener en la política el poder tanto del poder judicial como de los medios de comunicación (que amplifican el eco de las investigaciones), que a su vez no están seriamente regulados. La investigación que hizo caer al último gobierno de Costa y condujo a la difícil situación política actual está lejos de haber terminado y merece una investigación aparte, sobre todo por sus implicaciones en términos de política medioambiental (se refería a contratos vinculados a la transición digital y ecológica). Hay que decir, sin embargo, que algunas de esas hipótesis de delito fueron rechazadas en su momento por el propio juez instructor, que las examinó pocos días después de la explosión ya irreversible, de la crisis político-institucional.

Ocurre a menudo que la justa aspiración a vivir en una sociedad honesta y respetuosa de la ley se transforma, ante los complicados mecanismos por los que se desarrolla tanto la labor política como la judicial, en una airada frustración que aleja a los electores decepcionados de la complejidad democrática, empujándoles hacia lo que los analistas acaban calificando de «voto de protesta».

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

Victoria de la derecha en Portugal: ¿una tendencia europea?

Escrito por Marcello Sacco

En las elecciones legislativas del 10 de marzo de 2024, la coalición portuguesa de centro-derecha se impuso por un estrecho margen al centro-izquierda. Pero la verdadera noticia es el éxito del partido de extrema derecha, que hace mucho más complejos los futuros escenarios políticos

IEl 10 de marzo de 2024, más de 10 millones de electores portugueses estaban llamados a las urnas para elegir a los 230 diputados del Parlamento unicameral.. La Alianza Democrática, compuesta por el Psd, el Cds-Pp y el Ppm, obtuvo el 29,4% de los votos, mientras que los socialistas se quedaron en el 28,6%.

Actualmente, la Alianza de centro-derecha sólo tiene dos escaños más que los socialistas,pero el resultado final dependerá también de los cuatro diputados que se elegirán en el extranjero el 20 de marzo.

Luís Montenegro, líder de la Alianza Democrática, podría ser el encargado de formar el nuevo gobierno.

Una gran sorpresa en estas elecciones ha sido el ascenso de Chega!, un partido de extrema derecha, populista y soberanista. Fundado en 2019 por André Ventura, antiguo socialdemócrata y comentarista de televisión, ha logrado un éxito considerable: obtuvo el 7% de los votos y 12 escaños en 2022, mientras que el pasado domingo obtuvo el 18% de los votos y unos impresionantes 48 escaños.

El dilema de la derecha tradicional

En la larga noche electoral del 10 de marzo, el líder socialista Pedro Nuno Santos reconoció rápidamente su derrota, sorprendiendo a muchos observadores. Aunque su partido, en el gobierno desde 2015 y con una mayoría del 41% en 2022, sufrió un revés, la victoria de Luís Montenegro también se vio propiciada por su promesa de no estar dispuesto a formar gobierno con la extrema derecha. Sin embargo, Santos ha dejado claro que los socialistas se opondrán sin presentar una moción de censura.

En Portugal, un gobierno en minoría puede tomar posesión sin una moción de censura explícita, pero luego debe buscar los votos necesarios en el Parlamento para aprobar cada ley. La ley de presupuestos en otoño es una prueba importante para la estabilidad del gobierno, ya que requiere una sólida mayoría parlamentaria. Aunque la Alianza Democrática podría encontrar un aliado natural en la Iniciativa Liberal, sus ocho diputados apenas marcaría la diferencia.

En Portugal, como en el resto de Europa, la extrema derecha es un fenómeno bien conocido. Aunque los partidos tradicionales siempre se han resistido a la derecha radical en Alemania y Francia, en Italia Forza Italia ha gobernado a menudo con los posfascistas y la Lega.

Chega! ha optado por afiliarse al grupo Identidad y Democracia, junto con la Liga y otros partidos europeos de extrema derecha. El futuro de la política portuguesa, con un panorama político fragmentado y sin aparentes puntos en común, sólo se aclarará en las próximas semanas o meses.

El conflicto entre los poderes del Estado

Las elecciones portuguesas de 2019 marcaron el final natural de una legislatura. El Partido Socialista (PS), en el gobierno desde 2015 con António Costa como primer ministro, había gobernado con el apoyo externo de partidos radicales de izquierda. Tras la votación, Costa formó un nuevo gobierno en minoría sin un acuerdo explícito de cooperación con la izquierda. Sin embargo, en 2021, el gobierno cayó cuando su propuesta presupuestaria no obtuvo el apoyo necesario. En las elecciones de enero de 2022, el electorado recompensó a Costa y al PS con la mayoría absoluta.

A pesar de parecer el ejecutivo más sólido de los últimos años, el gobierno cayó el 7 de noviembre de 2024 debido a una investigación judicial que obligó a António Costa a dimitir. . Esto plantea cuestiones complejas sobre el control del poder judicial sobre los poderes legislativo y ejecutivo, así como sobre el impacto de los medios de comunicación que amplifican las investigaciones. La investigación, que afecta a contratos relacionados con la transición digital y ecológica, sigue su curso y también tiene importantes implicaciones en el frente medioambiental.

Esta situación puede alimentar la frustración entre los votantes, empujándoles hacia lo que los analistas denominan «voto de protesta», ya que la complejidad de la dinámica política y judicial puede hacerles perder la fe en la democracia.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Preguntas de comprensión - Victoria de la derecha en Portugal: ¿una tendencia europea?

Este formulario es un cuestionario para duplicar

Paso 1 de 3

¿Quién es Luís Montenegro?
ir al contenido