Cerebros en fuga: vienen, van, a veces vuelven

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

Cerebros en fuga: vienen, van, a veces vuelven

Escrito por Marcello Sacco

La emigración de jóvenes trabajadores cualificados es un problema para los países poco atractivos. Es un fenómeno que no debe subestimarse, porque puede tener consecuencias difíciles de gestionar. Pero tampoco hay que demonizarlo

Cuando la gente abandonaba el sur de Europa con maletas de cartón, se hablaba del «drama de la emigración». Para muchos era un drama, desde luego, pero servía para aliviar la presión demográfica sobre una economía nacional, o incluso sólo regional, incapaz de dar trabajo a todos y, además, la emigración traía consigo un retorno económico inmediato: las remesas de los emigrantes que, gracias al trabajo y al salario que encontraban en otros lugares, refinanciaban la exigua economía doméstica de los familiares que quedaban en casa. Hoy, cuando el emigrante mete el carrito en la sombrerera del avión y tiene un título universitario en el bolsillo, ese fenómeno se llama «fuga de cerebros» y parece ser más un problema para los que se quedan que para los que se van. Las eventuales remesas de la emigración cualificada son migajas para la nación, que deja escapar a esos jóvenes que harán PIB en otros lugares y a los que el país de origen, con su sistema educativo normalmente gratuito y universal, ha contribuido a formar.

Según un reciente estudio centrado en la situación italiana y que utiliza, entre otros, datos del Istat, 377.000 es la cifra oficial de jóvenes italianos de entre 20 y 34 años que se fueron a trabajar al extranjero en la década 2011/2021. Pero la cifra oficial italiana solo informa de los ciudadanos que, una vez instalados en el país extranjero, se inscriben en el Anagrafe degli italiani residenti all’estero (Aire), es decir, en los registros oficiales de las respectivas oficinas consulares. Sin embargo, se trata de una inscripción opcional que no todos realizan. Y de hecho, si cruzamos esa cifra con las de otros registros de autoridades extranjeras en los que los trabajadores están obligados a inscribirse para poder acceder a prestaciones esenciales, como el mismo contrato de trabajo o de alquiler, o incluso la apertura de una cuenta bancaria, descubrimos que por cada trabajador oficialmente expatriado hay que contar con al menos otros dos expatriados «en la sombra».

Dicho esto, también hay que advertir del riesgo retórico que siempre acecha tras cierto tipo de discurso. Del mismo modo que existe una retórica tóxica contra la inmigración, normalmente de derechas o de extrema derecha, que presenta al inmigrante no como lo que realmente podría ser, es decir, una valiosa contribución a un sistema industrial necesitado, sino como un delincuente o (en el mejor de los casos) un trabajador dispuesto a todo para «robar» trabajo a los jóvenes nativos; Del mismo modo, existe una retórica menos tóxica, menos derechista y políticamente más transversal, pero con un alto riesgo de lloriqueo, sobre la fuga de cerebros que ve en la expatriación de los profesionales más cualificados el signo de una economía estancada, incapaz, por ejemplo, de subir los salarios y ser así competitiva en el mercado laboral.

No se trata de una lectura errónea del fenómeno. La balanza migratoria es como la balanza comercial, no es casualidad que también se hable aquí de exportadores netos o importadores netos. Si la balanza es ampliamente negativa, si la emigración se convierte en una hemorragia de talentos, el problema no puede ignorarse. Y en Italia, según el estudio citado, parece que por cada cerebro que entra, salen siete más. Es una balanza desequilibrada y las causas del mal son juego fácil para que las oposiciones ataquen a tal o cual gobierno. Por eso en Italia el Gobierno Meloni (de derechas) intenta que vuelvan los cerebros, mientras que en Portugal lo ha intentado el Gobierno Costa (de izquierdas), con bajadas de impuestos que no siempre funcionan si no van acompañadas de una buena dosis de lo que los portugueses llaman «saudade», morriña, el valor añadido del que carecen los salarios. Porque, sobre todo cuando las diferencias salariales son muy elevadas (y en algunos casos basta con saltar de Lombardía a Suiza para aprovecharse de ello), resulta bastante difícil convencer al trabajador de que vuelva a casa.

Sin embargo, lo que escribimos hace algún tiempo sobre el descenso de la natalidad también se aplica a la fuga de cerebros: no es un fenómeno absolutamente negativo en sí mismo. Es preocupante por las consecuencias que se acumulan y se repliegan sobre sí mismas, afectando a la calidad del mercado laboral nacional y, una vez más, al siempre tambaleante sistema de pensiones. Pero incluso en este caso, la causa positiva existe y no puede ser ignorada, ni combatida con medidas perturbadoras, como la que surgió en el fragor de la reciente campaña para las legislativas portuguesas, cuando los socialistas llegaron a ventilar la hipótesis de que los jóvenes médicos portugueses serían multados si después de graduarse no hubieran hecho un mínimo de años de servicio en su patria.

Con razón, en lugar de fuga de cerebros, algunos prefieren hablar de circulación de cerebros. En inglés, brain drain se asocia a brain gain o brain sharing. Entonces, ¿qué es esta «fuga» sino la consecuencia lógica de la libertad de circulación y de elección de la que disfrutan las jóvenes generaciones desde sus primeros años de universidad? ¿Qué es el programa Erasmus sino un buen preliminar de la huida? Al menos dentro de las fronteras de la Unión Europea, ya no deberíamos considerar como un «drama» la expatriación de un recién titulado que a veces no tiene más que desplazarse unos cientos de kilómetros, de Lisboa a Madrid, de Génova a Marsella, mucho menos que cualquier americano que se gradúa en Nueva York y se va a trabajar a Los Ángeles. ¿Y qué será realmente un país «extranjero» para un joven europeo nacido de madre italiana y padre alemán y con una trayectoria de estudios (y de vida) trazada entre Italia, Alemania y un tercer país de su elección, tal vez el de la novia que está a punto de convertirse en su esposa?

El reto de la libre circulación de cerebros debe abordarse con todos los instrumentos posibles y más adecuados. Empezando por el instrumento más sencillo (al menos en teoría) sugerido por Joe Biden hace un par de años a quienes le preguntaban cómo responder a la falta de trabajadores en el mercado estadounidense tras ese otro gran fenómeno al que asistimos hoy en los países más ricos, el quiet quitting, es decir, la gran resignación de quienes ya no se reconocen en la profesión (lo que antes se llamaba alienación) y se niegan a trabajar. Biden dijo a los jefes en un susurro, pero con la boca muy cerca del micrófono: «Pay them more«!

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

¿Conoces a alguien que trabaje en el extranjero? Reúne una pequeña representación y realiza una breve entrevista estándar: 1) ¿Por qué decidiste expatriarte? 2) ¿Cómo te encuentras en el extranjero? 3) ¿Qué echas de menos?
Realiza la actividad 1 junto con otros amigos o compañeros de clase y luego comparad las respuestas obtenidas de cada uno.

FÁCIL

Cerebros en fuga: vienen, van, a veces vuelven

Escrito por Marcello Sacco

La emigración de jóvenes trabajadores cualificados es un problema para los países poco atractivos. Es un fenómeno que no debe subestimarse, porque puede tener consecuencias difíciles de gestionar. Pero tampoco hay que demonizarlo

La antigua emigración de trabajadores pobres del sur de Europa era un drama, desde luego, pero servía para aliviar la presión demográfica sobre una economía nacional, o sólo regional, incapaz de dar trabajo a todos y tenía un retorno económico inmediato: las remesas que los emigrantes enviaban a los familiares que quedaban en casa. Hoy, cuando el emigrante mete el carrito en la sombrerera del avión y lleva un título universitario en el bolsillo, se habla de «fuga de cerebros» y es más un problema para los que se quedan que para los que se van. Y para el país que está dejando escapar a los jóvenes que, con su sistema educativo normalmente gratuito y universal, contribuyó a formar.

Según un reciente estudio centrado en la situación italiana y que utiliza, entre otros, datos del ISTAT, 377.000 es la cifra oficial de jóvenes italianos de entre 20 y 34 años que se fueron a trabajar al extranjero en el decenio 2011/2021. Pero la cifra oficial italiana solo informa de los ciudadanos que, una vez instalados en el país extranjero, se inscriben en el Anagrafe degli italiani residenti all’estero (Aire), es decir, en los registros oficiales de las respectivas oficinas consulares. Sin embargo, se trata de una inscripción opcional que no todos realizan. Y de hecho, si cruzamos esa cifra con las de otros registros de autoridades extranjeras en los que los trabajadores están obligados a inscribirse para poder acceder a prestaciones esenciales, como el mismo contrato de trabajo o de alquiler, o incluso la apertura de una cuenta bancaria, descubrimos que por cada trabajador oficialmente expatriado hay que contar con al menos otros dos trabajadores expatriados «en la sombra».

Dicho esto, hay que tener cuidado. Del mismo modo que existe una retórica tóxica contra la inmigración, generalmente de derechas o de extrema derecha, que presenta al inmigrante no como lo que realmente podría ser, es decir, una valiosa contribución a un sistema industrial necesitado, sino como un delincuente o (en el mejor de los casos) un trabajador dispuesto a todo para «robar» trabajo a los jóvenes nativos; Del mismo modo, existe una retórica sobre la fuga de cerebros, menos tóxica pero con alto riesgo de quejarse, que ve la expatriación de los profesionales más cualificados como un signo de una economía estancada, incapaz, por ejemplo, de subir los salarios y ser así competitiva en el mercado laboral.

No se trata de una lectura errónea del fenómeno. Si el balance es ampliamente negativo, si la emigración se convierte en una hemorragia de talentos, el problema no puede ignorarse. Y en Italia, según el estudio citado, parece que por cada cerebro que entra, salen siete más. Es una balanza desequilibrada y las causas del mal son juego fácil para que las oposiciones ataquen a tal o cual gobierno. Por eso en Italia el gobierno Meloni (de derechas) intenta que vuelvan los cerebros, mientras que en Portugal lo ha intentado el gobierno Costa (de izquierdas), con desgravaciones fiscales que no siempre funcionan si no van acompañadas de una buena dosis de morriña. Porque, sobre todo cuando las diferencias salariales son muy elevadas, resulta bastante difícil convencer al trabajador de que vuelva a casa.

 

Sin embargo, lo que escribimos hace algún tiempo sobre el descenso de la natalidad también se aplica a la fuga de cerebros: no es un fenómeno malo en sí mismo. Es preocupante por las consecuencias que se acumulan y se repliegan sobre sí mismas, afectando a la calidad del mercado laboral nacional y al sistema de pensiones. Pero incluso en este caso la causa positiva existe. Por eso algunos prefieren hablar de circulación de cerebros. En inglés, brain drain se asocia con brain gain o brain sharing.

En definitiva, ¿qué es esta «fuga de cerebros» sino la consecuencia lógica de la mayor libertad de circulación y de elección de que disfrutan las jóvenes generaciones desde sus primeros años de universidad? ¿Qué es el programa Erasmus sino un agradable anticipo de la fuga? Al menos dentro de las fronteras de la Unión Europea, ya no deberíamos considerar un «drama» la expatriación de un recién titulado que a veces no tiene más que desplazarse unos cientos de kilómetros, de Lisboa a Madrid, de Génova a Marsella, mucho menos que un americano que se gradúa en Nueva York y se va a trabajar a Los Ángeles.

El reto de la libre circulación de cerebros debe abordarse con todas las herramientas posibles y más adecuadas al contexto. Empezando por el instrumento más sencillo, al menos en teoría, sugerido por Joe Biden hace un par de años a quienes le preguntaban cómo responder a la falta de trabajadores en el mercado estadounidense tras ese otro gran fenómeno al que asistimos hoy en los países más ricos, el quiet quitting, es decir, la gran resignación de quienes ya no se reconocen en la profesión y se niegan a trabajar. Biden dijo a los jefes en un susurro, pero con la boca muy cerca del micrófono: «Pay them more!

¿Conoces a alguien que trabaje en el extranjero? Reúne una pequeña representación y realiza una breve entrevista estándar: 1) ¿Por qué decidiste expatriarte? 2) ¿Cómo te encuentras en el extranjero? 3) ¿Qué echas de menos?
Realiza la actividad 1 junto con otros amigos o compañeros de clase y luego comparad las respuestas obtenidas de cada uno.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora. Cerebros en fuga: vienen, van, a veces vuelven

Paso 1 de 3

¿Qué es la "fuga de cerebros"?
ir al contenido