Discapacidad: mejorar la inclusión y la integración es un imperativo social

Foto: depositphotos.com

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

Discapacidad: mejorar la inclusión y la integración es un imperativo social

Escrito por Valentina Isernia

Todavía se habla demasiado poco de los derechos de las personas discapacitadas, sobre todo en los países del sur de Europa. Italia está tan lejos del objetivo de una verdadera inclusión que la OCDE la ha reprendido severamente. Falta de infraestructuras sanitarias, educativas y de acceso al trabajo

Para comprender bien la situación de la que vamos a hablar, conviene aclarar dos conceptos clave del debate sobre la discapacidad, que son complementarios entre sí: el de integración y el de inclusión.

Integración e inclusividad: conceptos diferentes y complementarios      

Según el diccionario más autorizado de la lengua italiana: «A diferencia de la integración, cuyo eje principal es el individuo como segmento de una totalidad orgánica claramente delimitada, la inclusividad postula la construcción de contextos sensibles a la diversidad, dentro de los cuales la acción social garantiza la igualdad de dignidad, poder y representación para cada sujeto, en el pleno respeto de las orientaciones, capacidades y aptitudes individuales». 

Así, la integración implica reunir físicamente a las personas y se realiza en el conjunto de la sociedad, pero no siempre otorga las mismas posibilidades de ser y actuar.

En cambio, la inclusión está representada por un conjunto de acciones que permiten a todos, sin distinción de ningún tipo, ser ciudadanos activos. No basta con integrar la diversidad sino, partiendo de la riqueza de las diferencias, darles la posibilidad de hacer y de existir.

Para lograr la plena inclusión, siguiendo lo indicado por la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, debemos actuar en sinergia y la plena inclusión debe perseguirse con la intención de situar la fragilidad en el centro de toda decisión presente y futura. Al hacerlo, nos convertiremos en una sociedad mejor y más justa con los más débiles.

Barreras sanitarias en Italia: la encuesta en hospitales y escuelas

La accesibilidad a hospitales y escuelas es un derecho fundamental que debería garantizarse a todos, independientemente de sus capacidades físicas o cognitivas. Sin embargo, una mirada atenta a la realidad italiana revela un panorama preocupante: muchas instalaciones hospitalarias y escolares del país no están adecuadamente equipadas para acoger y apoyar a las personas con discapacidad.

Según un estudio realizado en 2016 por la organización sin ánimo de lucro «Spes contro spem», en colaboración con el Observatorio Nacional de la Salud en las Regiones Italianas de la Universidad Católica de Roma, el 78% de las instalaciones hospitalarias italianas no ofrecen espacios de asistencia a las personas con discapacidad intelectual, motriz y sensorial.

Y lo que es aún más preocupante, sólo el 29% de los ambulatorios y pabellones del norte de Italia y el 6,5% del sur ofrecen itinerarios sanitarios específicos para personas con discapacidades cognitivas.

Esta brecha pone de manifiesto una importante disparidad entre regiones y subraya la urgente necesidad de intervenciones específicas para garantizar una atención igualitaria e inclusiva para todos los ciudadanos.   

Las consecuencias de esta falta de accesibilidad son graves: las personas con discapacidad se enfrentan a importantes obstáculos para acceder a los servicios sanitarios, con largos tiempos de espera en las salas de urgencias y dificultades para someterse a procedimientos diagnósticos y terapéuticos. Esto no sólo compromete su bienestar físico, sino que también contribuye a aumentar su aislamiento social y su angustia emocional.

Además, esta situación pone de manifiesto una profunda disparidad entre el norte y el sur de Italia, donde las personas con discapacidad están especialmente desfavorecidas a la hora de acceder a los servicios sanitarios.

La falta de sensibilidad y de recursos por parte de los hospitales italianos ante las necesidades de los pacientes discapacitados es un problema complejo que requiere una acción urgente y coordinada. Es crucial que las instituciones sanitarias adopten políticas y prácticas inclusivas que tengan en cuenta las diversas necesidades de los pacientes y garanticen una atención personalizada y digna. Esto podría incluir:

– La puesta en marcha de vías prioritarias de atención sanitaria para las personas con discapacidad;

– La formación del personal hospitalario en cuidados sensibles a las necesidades específicas de los pacientes;

-La instalación de equipos y tecnología accesibles.

La situación en la escuela             

Del mismo modo, la accesibilidad de las escuelas italianas representa un reto importante que Italia no está abordando. Según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT), en el curso escolar 2022/2023, el 42% de las escuelas no serán accesibles para los alumnos con discapacidades motrices y sensoriales: faltan mapas táctiles e itinerarios adecuados para ciegos y deficientes visuales, mientras que la presencia de ayudas tecnológicas varía mucho de una región a otra.

La encuesta aborda numerosas variables relativas tanto a la integración como a la inclusión. Aunque ha aumentado el número de alumnos discapacitados – 338.000 alumnos discapacitados que asisten a escuelas de todos los niveles, un 4,1% del total de alumnos matriculados, un +7% en comparación con el curso anterior – en el 50% de las escuelas no hay ascensor, o lo hay pero no cumple las normas; también se señalan porcentajes elevados de aseos inadecuados (26%); las excursiones educativas que implican pernoctación son muy poco frecuentes (32%).

La oferta de profesores de apoyo está mejorando (+10%). La proporción alumno-profesor, de 1,6, es mejor que la exigida por la ley, pero entre los profesores 1 de cada 3 no tiene formación específica y al 12% se les asigna tarde.

La discontinuidad en la enseñanza sigue siendo fuerte: el 60% de los alumnos discapacitados cambian de profesor de apoyo de un año para otro, el 9% durante el mismo curso escolar. Esto crea obstáculos importantes para la educación y la inclusión social de los alumnos discapacitados y subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos para garantizar la igualdad de acceso a la educación para todos.  

Discapacidad e inclusión: Italia bajo el prisma de la OCDE

En los últimos tiempos, los viejos retos a los que se enfrenta Italia han sido objeto de una investigación sobre el estado de la reforma de la política en materia de discapacidad. Tal y como revela el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) titulado «Discapacidad, trabajo e inclusión en Italia: mejor evaluación para una mejor atención«, existen tres problemas principales:

– Las incoherencias con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

– La fragmentación de la evaluación y el apoyo a la discapacidad.

– Las disparidades resultantes entre las regiones italianas en la prestación de servicios y el uso de las prestaciones por discapacidad.        
 Los indicadores sociales y de empleo para las personas con discapacidad en Italia, por tanto, son ambivalentes y complejos de interpretar: aunque las brechas de empleo y pobreza entre las personas con y sin discapacidad son relativamente bajas e inferiores a la media de la OCDE, esto no se debe a unas tasas de empleo más altas o de pobreza más bajas entre las personas con discapacidad. Más bien, estas brechas más bajas se deben a los bajos niveles de ingresos y empleo también para las personas sin discapacidad, lo que subraya la necesidad de nuevas reformas para mejorar los resultados sociales y laborales de todas las personas en Italia, incluidas las personas con discapacidad.  

Además, aunque existen prestaciones y servicios para discapacitados, su utilización sigue siendo baja debido a la complejidad del sistema y a la falta de recursos. Muchas personas excluidas de las ayudas son especialmente vulnerables y se enfrentan a importantes obstáculos para acceder al empleo y a la integración social.

También hay confusión y desigualdad causadas por las diferencias en la valoración de la discapacidad, tanto entre las regiones como dentro de ellas. En la actualidad, la legislación italiana prevé cinco evaluaciones diferentes del estado de discapacidad en paralelo, lo que hace que el sistema sea ineficaz y difícil de entender.

La evaluación de las necesidades, que determina el acceso a los servicios, varía mucho entre las distintas zonas del país, centrándose mucho en las necesidades reales de las personas discapacitadas. Sin embargo, las dos evaluaciones principales -la del grado de invalidez civil y la de las necesidades- están desconectadas entre sí.

La reciente ley de habilitación indica la necesidad de una reforma de la evaluación de la discapacidad, con la integración del Formulario de Evaluación de la Discapacidad de la OMS (WHODAS) para garantizar una evaluación más precisa y multidimensional.

Para que las políticas en materia de discapacidad sean más eficientes y eficaces, el gobierno debería considerar varias acciones, como unificar las evaluaciones del estado de discapacidad, utilizar las puntuaciones del WHODAS para señalar las discrepancias entre las dimensiones médica y funcional de la discapacidad, reducir la discrecionalidad en la evaluación de la discapacidad y reforzar los puntos únicos de acceso para ayudar a las personas con discapacidad a navegar por el sistema. 

Además, es esencial reducir las disparidades territoriales mejorando la capacidad de prestar servicios eficaces en las regiones del sur y dando prioridad a la integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral.  

En conclusión, mejorar la accesibilidad y la inclusión no es sólo un imperativo social, sino también una oportunidad para construir una sociedad más justa, equitativa e integradora para todos sus ciudadanos. Es hora de que Italia se comprometa seriamente a superar las barreras materiales y culturales que aún persisten y a crear un futuro en el que cada individuo tenga la oportunidad de desarrollar todo su potencial, independientemente de sus capacidades físicas o cognitivas.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

Discapacidad: mejorar la inclusión y la integración es un imperativo social

Escrito por Valentina Isernia

Todavía se habla demasiado poco de los derechos de las personas discapacitadas, sobre todo en los países del sur de Europa. Italia está tan lejos del objetivo de una verdadera inclusión que la OCDE la ha reprendido severamente. Falta de infraestructuras sanitarias, educativas y de acceso al trabajo

Para comprender bien la situación de la que vamos a hablar, conviene aclarar dos conceptos importantes en el debate sobre la discapacidad: el de integración y el de inclusión.

Integración e inclusividad: conceptos diferentes y complementarios

Como explica el diccionario más autorizado de la lengua italiana, el concepto de integración se refiere a la persona como parte de una totalidad claramente delimitada; la inclusividad, en cambio, prevé la construcción de contextos sensibles a la diversidad, capaces de garantizar la igualdad de dignidad, poder y representación a cada persona, en el pleno respeto de las orientaciones y capacidades individuales.

Así pues, la integración implica reunir físicamente a las personas y se realiza en el conjunto de la sociedad, pero no siempre otorga las mismas posibilidades de ser y actuar; la inclusión está representada por un conjunto de acciones que permiten a todos, sin distinción de ningún tipo, ser ciudadanos activos. No basta con reunir la diversidad sino, partiendo de la riqueza de las diferencias, darles la posibilidad de hacer y de existir. 

Para lograr la plena inclusión, siguiendo la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, debemos actuar en sinergia y la plena inclusión debe situar la fragilidad en el centro de toda decisión presente y futura. Al hacerlo, nos convertiremos en una sociedad mejor y más justa con los más débiles.

Barreras sanitarias en Italia: la encuesta en hospitales y escuelas

La accesibilidad a hospitales y escuelas es un derecho fundamental que debería estar garantizado para todos. Sin embargo, una mirada atenta a la realidad italiana revela una situación preocupante: muchas instalaciones hospitalarias y escolares del país no están adecuadamente equipadas para acoger y apoyar a las personas con discapacidad.     

Según un estudio realizado en 2016 por la organización sin ánimo de lucro «Spes contro spem», el 78% de las instalaciones hospitalarias italianas no disponen de espacios para asistir a las personas con discapacidad. Y lo que es aún más preocupante, sólo el 29% de los ambulatorios y pabellones del norte de Italia y el 6,5% del sur ofrecen itinerarios sanitarios específicos para personas con discapacidades cognitivas. 

Esta brecha entre regiones subraya la necesidad de actuar para garantizar una atención igualitaria e inclusiva para todos los ciudadanos. Las consecuencias de esta falta de accesibilidad son graves. Las personas con discapacidad no sólo se enfrentan a obstáculos para acceder a los servicios sanitarios, largos tiempos de espera y dificultades para hacer frente a los procedimientos de diagnóstico y tratamiento, sino que además se ven abocadas a un mayor aislamiento social y angustia emocional.

Además, esta situación pone de manifiesto una profunda disparidad entre el norte y el sur de Italia, donde las personas con discapacidad están especialmente desfavorecidas a la hora de acceder a los servicios sanitarios.

La falta de sensibilidad y de recursos sobre esta cuestión explica por qué es importante que las instituciones sanitarias adopten políticas y prácticas inclusivas que podrían incluir:     

La puesta en marcha de vías prioritarias de atención sanitaria para las personas con discapacidad;

– La formación del personal hospitalario en cuidados sensibles a las necesidades específicas de los pacientes;

La instalación de equipos y tecnología accesibles

La situación en la escuela

La accesibilidad de las escuelas italianas es también un reto importante que Italia no consigue gestionar. Según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT), en el curso escolar 2022/2023, a pesar del aumento del número de alumnos discapacitados, el 42% de las escuelas no son accesibles, faltan recorridos adecuados y en el 50% de las escuelas el ascensor no está presente o no cumple las normas; en el 26% de los casos faltan aseos adecuados y la participación en excursiones escolares de más de un día es muy baja (32%).

Aunque la presencia de profesores de apoyo ha aumentado (+10%), 1 de cada 3 no tiene formación específica y al 12% se les asigna tarde.

Además, sigue habiendo demasiada falta de cifras de referencia: el 60% de los alumnos discapacitados cambian de profesor de apoyo de un año para otro, el 9% durante el mismo curso escolar. Esto crea obstáculos importantes para la educación y la inclusión social de los alumnos con discapacidad y subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos para garantizar la igualdad de acceso a la educación para todos.   

Discapacidad e inclusión: Italia bajo el prisma de la OCDE   

Recientemente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha realizado un estudio titulado «Discapacidad, trabajo e inclusión en Italia: una mejor evaluación para una mejor atención» para conocer en qué punto se encuentra Italia con las reformas necesarias. Según revela el informe, siguen existiendo tres problemas principales:

-El incumplimiento de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

La forma fragmentada en que se lleva a cabo la evaluación de la discapacidad

Las disparidades entre las regiones italianas en la prestación de servicios y el uso de las prestaciones por discapacidad.       

Los indicadores sociales y de empleo para las personas con discapacidad en Italia son difíciles de interpretar: los datos muestran que no existen grandes diferencias entre las personas con y sin discapacidad en lo que respecta al trabajo y los ingresos, pero esto no se debe a que las personas con discapacidad tengan un mayor nivel de empleo o un menor índice de pobreza, sino más bien a los bajos niveles de ingresos y empleo también de las personas sin discapacidad. Esto subraya la necesidad de nuevas reformas para mejorar los resultados sociales y laborales de todas las personas en Italia, incluidas las discapacitadas.

Además, aunque existen servicios para discapacitados, su utilización sigue siendo baja debido a la dificultad del sistema y a la falta de recursos.

También existe una situación de confusión y desigualdad en la valoración de la discapacidad, ya que en la actualidad hay hasta cinco valoraciones diferentes del estado de discapacidad en el sistema legal italiano de forma paralela. Esto hace que el sistema sea ineficaz y difícil de entender.

La reciente ley de habilitación indica la necesidad de una reforma de la evaluación de la discapacidad basada en el formulario de evaluación de la discapacidad de la OMS (WHODAS) para garantizar una evaluación más precisa.

Además, es esencial reducir las disparidades territoriales mejorando la capacidad de prestar servicios eficaces en las regiones del sur y dando prioridad a la integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral.  

En conclusión, mejorar la accesibilidad y la inclusión no es sólo un imperativo social, sino también una oportunidad para construir una sociedad más justa, equitativa e integradora para todos sus ciudadanos. Es hora de que Italia se comprometa seriamente a superar las barreras materiales y culturales que aún persisten y a crear un futuro en el que cada individuo tenga la oportunidad de desarrollar todo su potencial, independientemente de sus capacidades físicas o cognitivas.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora. Discapacidad: mejorar la inclusión y la integración es un imperativo social

Este formulario es un cuestionario para duplicar

Paso 1 de 3

¿Cuál es la diferencia entre integración e inclusión?
ir al contenido