Mantener con vida los movimientos contraculturales es un reto en un sistema hegemónico que busca discursos desprovistos de politización: la absorción de personajes underground por parte de la cultura dominante es una constante a lo largo de la historia