Las tradiciones navideñas italianas, entre lo sagrado y lo profano

La estatua de San Nicolás expuesta en el centro histórico de Bari. Imagen propiedad de Il Tacco d’Italia

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

Las tradiciones navideñas italianas, entre lo sagrado y lo profano

Escrito por Claudio Carbone

A pesar de la fama ya mundial de Papá Noel, hay lugares donde perduran otras tradiciones y leyendas. Y el mismísimo Papá Noel no es otro que San Nicolás, nacido en Turquía en el año 270 y obispo de Mitra

La Navidad es la fiesta religiosa en la que todos los cristianos celebran el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, el 25 de diciembre. Durante muchas décadas, todo el periodo festivo ha sido vivido por las familias como un momento de felicidad generalizada, caracterizado por un ambiente festivo especial con la magia de los adornos y las luces.

A las celebraciones religiosas se han unido costumbres seculares y, en muchos casos, incluso fenómenos de consumismo desenfrenado que poco tienen que ver con el espíritu original de la festividad.

Hay que decir, sin embargo, que incluso la Navidad de los cristianos se ha entrelazado durante siglos con tradiciones y leyendas del pasado politeísta grecorromano y con las culturas locales, dando lugar a las costumbres actuales. Como la de esperar los clásicos regalos destinados a todos los «niños buenos». Pero, ¿de quién proceden estos regalos? Cada lugar tiene su respuesta.

Así, si en Portugal es «Pai Natal» (Papá Noel) quien dejará los regalos bajo el árbol o, más tradicionalmente, dentro de la media o el zapato que cuelga de la chimenea, en España son los «Reyes Magos» quienes entregan los regalos el día de Reyes.

Poco a poco, sin embargo, las cosas están cambiando e incluso en España Papá Noel empieza a imponerse, con el resultado de que los niños a menudo reciben regalos tanto el 25 de diciembre como el 6 de enero, un poco como la Befana en Italia.

Santa Lucía, de Sicilia al Véneto

Aunque Papá Noel es el maestro, en muchas partes de Italia es Santa Lucía quien trae regalos a los niños el 13 de diciembre.

Ocurre sobre todo en Lombardía, Trentino, Véneto y Sicilia, pero también en Escandinavia.

Lucía nació en Siracusa (Sicilia) hacia 282 en el seno de una familia noble. Fue asesinada por negarse a casarse con un joven pagano que la denunció ante las autoridades del Imperio Romano como cristiana (religión proscrita en aquella época). Por su entrega y obediencia a Dios, la Santa es venerada.

Por ejemplo, en Verona, la leyenda cuenta que en torno al año 1200 se propagó una epidemia que afectaba a los niños y los dejaba ciegos. Entonces, las madres llevaron a sus hijos en peregrinación para pedir clemencia a Santa Lucía, la patrona de los ciegos, y para convencer a los pequeños de que afrontaran el frío y la fatiga, les prometieron que a su regreso la santa les daría regalos de agradecimiento. Desde entonces, la noche del 12 al 13 de diciembre, los niños esperan que Santa Lucía traiga los regalos a lomos de su burro.

El origen más probable de esta tradición es probablemente aún más antiguo, dada la coincidencia de la noche de Santa Lucía con la noche más larga del año. De hecho, antes de la introducción del calendario gregoriano, el solsticio de invierno caía precisamente en estos días de fiesta por el retorno de la luz y el despertar del ciclo natural, y a menudo, en el campo, los que habían tenido cosechas más abundantes donaban una parte a los que habían tenido una temporada menos afortunada.

San Nicolás, el «verdadero» Papá Noel

Para descubrir los orígenes de la leyenda de Papá Noel, nos trasladamos a Apulia, a Bari. De hecho, es San Nicolás, patrón de la ciudad de Bari, quien inspiró la figura del más famoso repartidor de regalos.

Es uno de los santos más queridos y venerados del mundo, que une a católicos y ortodoxos, y cuyas reliquias, conservadas en Bari, aún se disputan con Turquía, que exige su devolución tras haber sido robadas de Myra en 1087 por unos marineros de Bari. El santo vivió en Asia Menor en el siglo IV y llegó a ser obispo de Myra, dedicando toda su vida a ayudar a las personas necesitadas y especialmente a los niños.

Cuenta la leyenda que Nicolás salvó a tres muchachas de la prostitución arrojándoles tres sacos de oro por una ventana abierta como dote para un futuro matrimonio. De ahí la tradición que ve a San Nicolás como portador de regalos.

La especial relación con los niños se explica por otra historia según la cual el obispo resucitó a tres niños que un malvado y avaricioso carnicero había descuartizado y metido en sal para vender su carne. De hecho, se dice que el santo sacó a los tres pequeños de la salmuera sanos y salvos.

Entre los siglos VII y VIII, cuando bizantinos y árabes luchaban por la supremacía en el mar frente a la costa donde se levantaba el santuario, Nicolás se convirtió en el punto de referencia de los marineros bizantinos y en su protector, y su culto se expandió por las rutas marítimas del Mediterráneo, llegando hasta Roma, Jerusalén, Constantinopla y Rusia, extendiéndose también a Alemania y a los países del norte de Europa.

Así es como el Santo Obispo de Myra, a lo largo de los siglos, se convirtió en el Nikolaus o Samiklaus alemán, y en el Santa Claus de los países anglosajones, que hoy trae regalos a los niños en Navidad.

En algunas regiones, sin embargo, los regalos siguen llegando el día de San Nicolás, el 6 de diciembre. Así ocurre sobre todo en el noreste de Francia, los Países Bajos, Alemania y Austria, donde la tradición cuenta que el Santo cabalga acompañado de lo que en Francia se conoce como Père Fouettard, una especie de demonio con látigo que castiga a los niños traviesos, mientras que los niños buenos encontrarán sus regalos por la mañana dentro de los zapatos vacíos dejados bajo la ventana o junto a la chimenea.

Y San Nicolás, o San Nicolò, también es protagonista en Tirol del Sur, donde vence a las hordas de Krampus, criaturas malignas que amenazan a los niños que no han sido buenos con sus palos, cargándolos en el «Kraxn», una gran cesta que llevan a hombros.

El Krampus es un demonio mencionado en diversas leyendas alemanas, austriacas y del norte de Italia que, vencido por San Nicolás, se convierte en su servidor, transformándose, según algunos autores, en los conocidos duendes al servicio de Papá Noel.

En Tirol del Sur, pero también en Friuli y Trentino, se celebran festivales y desfiles de krampus entre el 5 y el 8 de diciembre, que atraen a turistas y curiosos. Uno de los más famosos es el de Dobbiaco, que puede llegar a contar con un millar de participantes: surtirolanos, suizos, austriacos y alemanes se reúnen, desfilan por el pueblo y por la plaza central en un auténtico espectáculo, luciendo sus máscaras y vestimentas.

El patrimonio cultural de los antiguos romanos

Para cerrar el círculo, y el reparto de regalos, llega la Befana. Tradición especialmente sentida en las regiones centrales, Lacio y Toscana entre ellas, la Befana hunde también sus raíces en fiestas y tradiciones precristianas vinculadas al solsticio de invierno heredadas y luego difundidas durante el Imperio Romano.

El origen de la ancianita volando en escoba podría derivar de la creencia de que doce noches después del Sol Invictus (celebrado entre el solsticio de invierno y el 25 de diciembre) Diana, la diosa de los ciclos lunares y las cosechas, sobrevolaba con sus ninfas los campos para propiciar futuras cosechas. La entrega de regalos o carbón a los niños podría vincularse, en cambio, a la divinidad romana Strenia, símbolo del Año Nuevo, celebrado con el tradicional intercambio de regalos auspiciosos durante la Saturnalia celebrada en el mismo periodo (del 17 al 23 de diciembre).

De hecho, la Epifanía es una fiesta especialmente sentida en Roma. Tras la Unificación de Italia, las celebraciones se trasladaron de la plaza de San Eustaquio a la plaza Navona, sede histórica de un famoso mercado local, donde cada año se siguen congregando miles de ciudadanos y turistas, deseosos de saborear el alegre ambiente de la Epifanía romana entre puestos repletos de regalos, juegos y dulces navideños.

Por último, en Toscana son famosas las bajadas de la Befana desde campanarios o palacios. El más conocido es probablemente el descenso de la Piazza del Campo de Siena, pero representaciones similares tienen lugar en Pisa, Pistoia, Livorno y en el interior de la gruta de Equi Terme.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

Las tradiciones navideñas italianas, entre lo sagrado y lo profano

Escrito por Claudio Carbone

A pesar de la fama ya mundial de Papá Noel, hay lugares donde perduran otras tradiciones y leyendas. Y el mismísimo Papá Noel no es otro que San Nicolás, nacido en Turquía en el año 270 y obispo de Mitra.

La Navidad es la fiesta religiosa en la que todos los cristianos celebran el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, el 25 de diciembre. Durante muchas décadas, todo el periodo festivo ha sido vivido por las familias como un momento de felicidad generalizada, caracterizado por un ambiente festivo especial con la magia de los adornos y las luces.

Hay que decir, sin embargo, que la Navidad de los cristianos también se ha entrelazado durante siglos con tradiciones y leyendas del pasado politeísta grecorromano y con las culturas locales, dando lugar a las costumbres actuales.

Así, si en Portugal es «Pai Natal» (Papá Noel) quien dejará los regalos bajo el árbol o, más tradicionalmente, dentro de la media o el zapato que cuelga de la chimenea, en España son los «Reyes Magos» quienes entregan los regalos el día de Reyes.

Santa Lucía, de Sicilia al Véneto

Aunque Papá Noel es el jefe, en muchas partes de Italia es Santa Lucía quien trae regalos a los niños el 13 de diciembre. Ocurre sobre todo en Lombardía, Trentino, Véneto y Sicilia, pero también en Escandinavia.

Lucía nació en Siracusa (Sicilia) hacia 282 en el seno de una familia noble. Fue asesinada por negarse a casarse con un joven pagano que la denunció ante las autoridades del Imperio Romano como cristiana (religión proscrita en aquella época). Por su entrega y obediencia a Dios, la Santa es venerada.

San Nicolás, el «verdadero» Papá Noel

Para descubrir los orígenes de la leyenda de Papá Noel, nos trasladamos a Apulia, a Bari. De hecho, es San Nicolás, patrón de la ciudad de Bari, quien inspiró la figura del más famoso repartidor de regalos.

Es uno de los santos más queridos y venerados en todo el mundo, uniendo a católicos y ortodoxos. Vivió en el siglo IV y llegó a ser obispo de Myra, en Turquía, dedicando toda su vida a ayudar a los necesitados y especialmente a los niños.

Cuenta la leyenda que Nicolás salvó a tres muchachas de la prostitución arrojándoles tres sacos de oro por una ventana abierta como dote para un futuro matrimonio. De ahí la tradición que ve a San Nicolás como portador de regalos.

Entre los siglos VII y VIII, San Nicolás se convirtió en el punto de referencia de los marineros bizantinos y en su protector, y su culto se extendió a lo largo de las rutas marítimas del Mediterráneo, llegando hasta Roma, Jerusalén, Constantinopla y Rusia, extendiéndose también a Alemania y a los países del norte de Europa. Así fue como el Santo Obispo de Myra se convirtió, con el paso de los siglos, en el Nikolaus o Samiklaus alemán y en el Santa Claus de los países anglosajones, que hoy trae regalos a los niños en Navidad.

El patrimonio cultural de los antiguos romanos

Para cerrar el círculo, y el reparto de regalos, llega la Befana. Tradición especialmente sentida en las regiones centrales, Lacio y Toscana entre ellas, la Befana hunde también sus raíces en las fiestas y tradiciones precristianas vinculadas al solsticio de invierno heredadas y luego difundidas durante el Imperio Romano.

El origen de la ancianita volando en escoba podría derivar de la creencia de que doce noches después del Sol Invictus (celebrado entre el solsticio de invierno y el 25 de diciembre) Diana, la diosa de los ciclos lunares y las cosechas, sobrevolaba con sus ninfas los campos para propiciar futuras cosechas. En cambio, la entrega de regalos o carbón a los niños podría vincularse a la deidad romana Strenia, símbolo del Año Nuevo, celebrado con el tradicional intercambio de regalos auspiciosos durante la Saturnalia que se celebraba al mismo tiempo (del 17 al 23 de diciembre).

De hecho, la Epifanía es una fiesta especialmente sentida en Roma. Tras la Unificación de Italia, las celebraciones se trasladaron de la plaza de San Eustaquio a la plaza Navona, sede histórica de un famoso mercado local, donde cada año se siguen congregando miles de ciudadanos y turistas, deseosos de saborear el alegre ambiente de la Epifanía romana entre puestos repletos de regalos, juegos y dulces navideños.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora - Las tradiciones navideñas italianas, entre lo sagrado y lo profano

Paso 1 de 3

¿Cuál de las siguientes afirmaciones sobre el solsticio de invierno es cierta?
ir al contenido