En las elecciones legislativas del 10 de marzo de 2024, la coalición portuguesa de centro-derecha se impuso por un estrecho margen al centro-izquierda. Pero la verdadera noticia es el éxito del partido de extrema derecha, que hace mucho más complejos los futuros escenarios políticos