“Sephora Kids”, una apología viral a la cosmetorexia prematura

“Niñas menores de 12 años, las cuales se han vuelto consumidoras de productos de cuidado facial, maquillaje y belleza” | Freepik

Escoge tu nivel de lectura:

ESTÁNDAR

“Sephora Kids”, una apología viral a la cosmetorexia prematura

Escrito por Laura Casamitjana

La tendencia skincare tan presente en redes sociales ha calado en menores de 12 años que crean su propio contenido reseñando cosméticos en TikTok

El cuidado de la piel se ha convertido en los últimos tiempos en algo casi compulsivo: sérum de ácido hialurónico, de Vitamina C, esencias, tónicos, exfoliantes, retinol… El fenómeno skincare se ha extendido por todas las capas de la sociedad, llegando incluso a las más jóvenes: niñas menores de 12 años, las cuales se han vuelto consumidoras de productos de cuidado facial, maquillaje y belleza. Son conocidas como “Sephora Kids” ―en alusión a la famosa tienda de cosméticos―, y son tendencia en las redes, especialmente en Tik Tok.

El riesgo de caer en la “cosmetorexia”

Los niños emulan a los más mayores, por lo que el uso de maquillaje y cosméticos como parte de un juego de curiosidad, exploración e imitación es algo habitual. Las “Sephora Kids” no se basan en el juego. Más allá de menores que acceden a contenido de influencers adultas que muestran sus rutinas de cuidado, son las mismas menores de 12 años las protagonistas de estos: vídeos virales dónde niñas arrasan con las estanterías de tiendas cosméticas, reseñando productos y mostrando cómo utilizarlos.

La incorporación de rutinas de cuidado de la piel y el empleo de productos que exceden las necesidades de estas niñas, puede generar problemas dermatológicos. “La indiscriminada exposición a ciertos ingredientes activos, que son comunes en productos anti-edad, pero inapropiados para el público más joven, como el retinol y los alfa hidroxiácidos, puede provocar efectos nocivos a largo plazo”, apuntan desde el centro médico Idermic. En un período más inminente, según los expertos los problemas del uso de “productos que contienen disruptores endocrinos o que son demasiado oclusivos para pieles propensas al acné, es que pueden exacerbar problemas dermatológicos existentes”.

La OCU apunta que el riesgo de esta práctica no está solo en cómo pueda afectar la composición de esos productos a sus pieles, las cuáles están en un momento de crecimiento, sino en el riesgo que puede suponer caer la «cosmetorexia», un concepto del que cada vez se va hablando más entre los expertos. Desde Idermic lo definen como la obsesión por adquirir y utilizar una variedad de productos cosméticos, y que viene impulsada por “una constante búsqueda de la perfección estética alimentada por imágenes irreales promovidas en redes sociales y otros medios”.

Para Conchita Sisí, directora de la clínica Salud en Mente, el desencadenante clave es la sobreexposición de las menores a las redes sociales: “el consumo de desenfrenado de este tipo de contenido facilita la creación de ideales de belleza por parte de niñas pequeñas, y ello les mueve a seguir rutinas de skincare y maquillaje poco apropiadas para su edad”.

La restricción del acceso de menores a redes, en el punto de mira

Pese a que la edad de registro para TikTok e Instagram son 13 y 14 años respectivamente, en un vistazo rápido a las plataformas se puede ver que las protagonistas de la tendencia “Sephora Kids” son en la mayoría caso menores de 12 años. En algunas ocasiones, son los propios padres quienes facilitan el acceso a sus hijos a las redes, o que incluso les incentivan este hábito a través del sharenting ―concepto referido a la práctica de los padres de publicar activamente en las redes sociales todo sobre sus hijos―.

Más allá de la mercantilización de la infancia por parte de los mismos progenitores ―veáse los casos de niños influencers de juguetes―, una investigación de The Guardian ha demostrado que los menores de 13 años pueden saltarse fácilmente los protocolos de acceso y crearse una cuenta en TikTok. No solo eso, si no que no se la van a cerrar: el truco es tan sencillo como marcar que está siendo gestionada por sus padres.

¿Prohibir o regular?

En lo que se refiere a la compra de cosméticos, países europeos como Suecia ya están poniendo restricciones de edad para la venta de sus productos. Para disuadir el consumo infantil, el plan es intentar controlar los movimientos y evitar el uso prematuro de este tipo de producto. Sobre las redes sociales, en el Reglamento de Servicios Digitales europeo se exige que las plataformas sean garantes de diversos elementos de los menores, entre ellos el “bienestar mental”. Sin embargo, TikTok ha tenido diversos choques con los entes reguladores, uno de ellos a finales del 2023 cuando la UE le impuso una multa de 345 millones por haber incumplido la ley de datos de menores.Por lo que hace al uso cotidiano de redes sociales por parte de los menores, el debate suele orientarse al dilema de siempre: ¿prohibir o regular? La psicóloga Conchita Sisí apuesta por “un trabajo continuo con los padres”. Es decir, que pese que la línea de la prohibición pueda parecer la más sencilla en primera instancia para los adultos, la solución debería ir dirigida a la “reorientación de su uso, la atención cuidadosa y el control parental de forma positiva sobre el uso de las redes sociales”.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

FÁCIL

“Sephora Kids”, una apología viral a la cosmetorexia prematura

Escrito por Laura Casamitjana

La tendencia skincare tan presente en redes sociales ha calado en menores de 12 años que crean su propio contenido reseñando cosméticos en TikTok

El cuidado de la piel se ha convertido en los últimos tiempos en algo casi compulsivo: sérum de ácido hialurónico, de Vitamina C, esencias, tónicos, exfoliantes, retinol… El fenómeno skincare se ha extendido por todas las capas de la sociedad, llegando incluso a las más jóvenes: niñas menores de 12 años, las cuales se han vuelto consumidoras de productos de cuidado facial, maquillaje y belleza. Son conocidas como “Sephora Kids” ―en alusión a la famosa tienda de cosméticos―, y son tendencia en las redes, especialmente en TikTok.

El riesgo de caer en la “cosmetorexia”

Los niños suelen imitar a los adultos, y es común que utilicen maquillaje y productos cosméticos como parte de su juego de curiosidad e imitación. Sin embargo, las «Sephora Kids» van más allá de esto, siendo niñas menores de 12 años quienes protagonizan videos virales en los que arrasan con las estanterías de tiendas de cosméticos, reseñando productos y mostrando su uso.

El problema radica en que estas rutinas de cuidado de la piel y el uso de productos cosméticos pueden exceder las necesidades de las pieles de las niñas, lo que puede provocar problemas dermatológicos a largo plazo. La exposición indiscriminada a ingredientes activos como el retinol y los alfa hidroxiácidos, comunes en productos anti-edad pero inapropiados para menores, puede ser perjudicial según el centro médico Idermic. Además, el uso de productos que contienen disruptores endocrinos o que son muy oclusivos para pieles propensas al acné puede empeorar problemas dermatológicos existentes.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que el riesgo no solo está en cómo afectan los productos a la piel de las niñas en crecimiento, sino también en el riesgo de desarrollar «cosmetorexia», una obsesión por adquirir y utilizar una variedad de productos cosméticos impulsada por la búsqueda de la perfección estética promovida en redes sociales y otros medios, según Idermic.

Conchita Sisí, directora de la clínica Salud en Mente, señala que la sobreexposición de las niñas a las redes sociales es un desencadenante clave, ya que el consumo desenfrenado de este tipo de contenido les lleva a crear ideales de belleza poco realistas y a seguir rutinas de cuidado de la piel y maquillaje inapropiadas para su edad.

La restricción del acceso de menores a redes, en el punto de mira

Aunque la edad mínima para registrarse en TikTok es de 13 años y en Instagram es de 14, es común ver en estas plataformas a niños menores de 12 años liderando la tendencia «Sephora Kids». En muchos casos, son los propios padres quienes permiten o incluso alientan a sus hijos a usar estas redes sociales, a través de lo que se conoce como «sharenting», que es cuando los padres publican activamente sobre sus hijos en redes sociales.

Una investigación de The Guardian ha revelado que los menores de 13 años pueden fácilmente evadir los controles de acceso y crear una cuenta en TikTok. Además de abrirla tendrán facilidad para que desde la plataforma no se la cierren, es tan sencillo como marcar que la gestionan sus padres.

¿Prohibir o regular?

En algunos países europeos como Suecia, ya se están implementando restricciones de edad para la compra de cosméticos. El objetivo es desalentar el consumo entre los niños y controlar el uso prematuro de estos productos. Por parte de las plataformas de redes sociales, el Reglamento de Servicios Digitales de la Unión Europea exige que las plataformas sean responsables del bienestar mental de los menores, pero TikTok ha enfrentado problemas con los reguladores, como una multa de 345 millones de euros impuesta por la UE a finales de 2023 por violar la ley de protección de datos de menores.

En cuanto al uso diario de redes sociales por parte de los menores, surge el debate sobre si deberían prohibirse o regularse. La psicóloga Conchita Sisí sugiere un enfoque que involucre a los padres de manera continua. Aunque la prohibición podría parecer la opción más fácil para los adultos, la solución radica en orientar el uso de manera positiva, prestando atención y ejerciendo un control parental cuidadoso sobre las redes sociales.

☑️ Comprueba tus conocimientos

Cuestionario de comprensión lectora. “Sephora Kids”, una apología viral a la cosmetorexia prematura

Paso 1 de 3

¿Qué son las "Sephora Kids" según el texto?
ir al contenido